Índice de masa corporal: una medida errónea del peso que afecta el tratamiento de la obesidad

Las personas que buscan tratamiento médico por problemas de sobrepeso o por un trastorno alimentario, tienen la esperanza de que sus seguros lo paguen, al menos parte. Pero que se cubra o no depende de una medida inventada hace casi 200 años por un matemático belga, que utilizó la estadística para encontrar a la “persona promedio”.

Ese trabajo, realizado en la década de 1830 por Lambert Adolphe Jacques Quetelet, sirvió a las aseguradoras de vida, que crearon tablas de peso “very best”. En las décadas de 1970 y 1980, la medida, ahora denominada índice de masa corporal (IMC), se adoptó para detectar y monitorear la obesidad.

Ahora es ordinary utilizar esa ecuación matemática —esencialmente una relación entre peso y altura— para etiquetar a los pacientes con sobrepeso, con bajo peso, o con un “peso saludable”.

Es de una sencillez tentadora, contar con una escala que designa a los adultos que obtienen una puntuación de entre 18,5 y 24,9 como de peso saludable.

Pero los críticos dicen que nunca se concibió como una herramienta de diagnóstico de salud. “El IMC no procede de la ciencia ni de la medicina”, afirmó la doctora Fátima Stanford, especialista en medicina de la obesidad y directora de equidad en la división de endocrinología del Hospital Normal de Massachusetts.

Stanford y otros expertos dicen que el IMC puede ser bueno para seguir las tendencias de peso de la población, pero se queda corto porque no tiene en cuenta las diferencias entre grupos étnicos, y puede señalar que algunas personas, incluidos los atletas, tienen sobrepeso u obesidad porque no distingue entre masa muscular y grasa.

Aun así, el IMC se ha convertido en un estándar clave utilizado para determinar quiénes corren más riesgo de sufrir las consecuencias para la salud relacionadas con el peso y quiénes pueden optar por tratamientos, a menudo costosos.

Aunque hay mucho debate sobre el IMC, existe un consenso en el ámbito médico de que las personas con sobrepeso u obesidad corren mayor riesgo de padecer una serie de problemas de salud, como diabetes, problemas hepáticos, osteoartritis, hipertensión arterial, apnea del sueño y afecciones cardiovasculares.

La medida del IMC suele incluirse en las indicaciones al recetar medicamentos para adelgazar. Algunos de los fármacos más nuevos y eficaces, como Wegovy, limitan su uso a los pacientes con un IMC igual o superior a 30, el umbral para ser considerado obeso, o un nivel inferior de 27, pero solo si el paciente tiene al menos un problema médico relacionado con el peso, como la diabetes.

Los médicos pueden recetar los medicamentos a pacientes que no cumplan esos requisitos, pero las aseguradoras podrían no cubrir el costo.

Aunque la mayoría de las aseguradoras, incluida Medicare, cubren algunas formas de cirugía bariátrica para la pérdida de peso, pueden exigir que el paciente tenga un IMC de al menos 35, junto con otros problemas de salud, como hipertensión o diabetes, para tener el procedimiento.

En el caso de los medicamentos, la situación puede ser aún más complicada. Medicare, por ejemplo, no cubre la mayoría de los medicamentos para adelgazar, aunque sí los tratamientos de salud del comportamiento y los exámenes de detección de la obesidad.

Las aseguradoras privadas varían en cuanto a la cobertura de los medicamentos para adelgazar, por lo que depende en gran medida de la póliza concreta del paciente.

“Es muy frustrante porque todo lo que hacemos en la medicina de la obesidad se basa en estos límites”, afirmó Stanford.

Los críticos dicen que el IMC puede errar en ambos extremos de la escala, etiquetando erróneamente a algunas personas de mayor tamaño como poco saludables, y a otras que pesan menos como saludables, aunque puedan necesitar tratamiento médico.

En el caso de los trastornos alimentarios, las aseguradoras suelen utilizar el IMC y pueden limitar el tratamiento solo a quienes tienen un peso inferior al regular, dejando de lado a muchos que necesitan ayuda, explicó Serena Nangia, directora de comunicaciones de Venture Heal, una organización sin fines de lucro que ayuda a los pacientes a obtener tratamiento.

“Al centrarnos tanto en las cifras del IMC, estamos pasando por alto a personas que podrían haber recibido ayuda antes, incluso si tienen un IMC medio”, dijo Nangia. “Si no tienen un peso inferior al regular, no se les toma en serio y se pasan por alto sus comportamientos”.

Stanford señaló que también debe confrontar a las compañías de seguros sobre las definiciones de quién califica para el tratamiento del sobrepeso basado en el IMC, especialmente cuando se trata de algunos de los medicamentos más nuevos para la pérdida de peso, que pueden costar más de $1,500 al mes.

“He tenido pacientes a los que les va bien con la medicación y su IMC baja de un determinado nivel, y entonces la aseguradora quiere retirarles la medicación”, explicó Stanford.

Aunque quizás sea útil como herramienta de detección, Stanford y otros expertos opinan que el IMC por sí solo no es un buen árbitro de la salud.

“La salud de alguien con un IMC de 29 puede ser peor que la de alguien con 50 si esa persona con 29 tiene colesterol alto, diabetes, o apnea del sueño”, indicó Stanford, “mientras que la persona con 50 solo tiene la presión arterial alta. ¿Quién está más enfermo? Yo diría que la persona con más enfermedades metabólicas”.

Los expertos afirman que el IMC también puede sobrestimar la obesidad en las personas altas y subestimarla en las bajas. También hay diferencias de género y étnicas que no tiene en cuenta.

Un ejemplo: “Las mujeres afroamericanas que tienen entre 31 y 33 de IMC tienden a tener un mejor estado de salud incluso en ese nivel superior a 30”, aseguró Stanford.

Mientras tanto, algunas investigaciones, como el Nurses’ Well being Research, descubrieron que los asiáticos tenían un mayor riesgo de desarrollar diabetes a medida que aumentaban de peso, en comparación con los blancos no hispanos y otros grupos étnicos. Por ello, algunos países, como China y Japón, han establecido umbrales de IMC más bajos para el sobrepeso y la obesidad entre las personas de origen asiático.

Aunque el IMC es útil para los investigadores que estudian el peso en las poblaciones, no debería ser la única medida para evaluar la salud y el peso de los pacientes, según los expertos.

“Tiene limitaciones”, dijo David Creel, psicólogo y dietista en el Instituto Bariátrico y Metabólico de la Cleveland Clinic.

“No nos cube nada sobre la diferencia entre el peso del músculo y el de la grasa”, añadió, señalando que “muchos atletas podrían estar en la categoría de sobrepeso, o incluso alcanzar el peso de la obesidad a pesar de que mucho de eso es músculo”.

Tanto médicos como pacientes deberían tener en cuenta otros factores. Uno de ellos es ser consciente de dónde se distribuye el peso. Los estudios han demostrado que los riesgos para la salud aumentan si una persona tiene un exceso de peso en la sección media.

“Si alguien tiene las piernas gruesas y la mayor parte de su peso está en la parte inferior del cuerpo, no es tan perjudicial como si lo tiene alrededor de la sección media, especialmente en el área de los órganos”, apuntó Creel.

Stanford está de acuerdo y afirmó que el peso de la sección media “es un indicador mucho mejor de la salud que el propio IMC”, ya que la posibilidad de desarrollar enfermedades como el hígado graso o la diabetes “está directamente relacionada con el tamaño de la cintura”.

Los pacientes y sus médicos pueden utilizar una sencilla herramienta para evaluar este riesgo: la cinta métrica. Los investigadores dicen que, midiendo justo por encima del hueso de la cadera, las mujeres deberían quedarse en 35 pulgadas o menos; los hombres, en 40 pulgadas o menos.

Existen otras iniciativas para definir nuevas formas de diagnosticar la obesidad, entre ellas un panel de expertos internacionales convocado por la Lancet Fee, indicó Stanford, que es miembro del grupo.  Los nuevos criterios que se aprueben no solo servirán para informar a médicos y pacientes, sino que también afectarán a la cobertura de los seguros y a las intervenciones de salud pública.

La misma Stanford ha estudiado una forma de recalibrar el IMC para que refleje las diferencias de género y étnicas.  Lo hace, en parte, incorporando los factores de riesgo de diversos grupos para afecciones como la diabetes, la hipertensión arterial y el colesterol alto.

Según ese estudio, el límite del IMC tendería a ser más bajo para los hombres y las mujeres hispanas y las blancas no hispanas. En el caso de las mujeres afroamericanas, el límite sería ligeramente superior.

“No pensamos eliminar el IMC, pero sí idear otras estrategias para evaluar la salud asociada al peso”, concluyó Stanford.

Esta historia fue producida por KHN (Kaiser Well being Information), la redacción de KFF (Kaiser Household Basis), que produce periodismo en profundidad sobre temas de salud. Junto con Análisis de Políticas y Encuestas, KHN es uno de los tres principales programas de KFF. KFF es una organización sin fines de lucro que brinda información sobre temas de salud a la nación.

KHN (Kaiser Well being Information) is a nationwide newsroom that produces in-depth journalism about well being points. Along with Coverage Evaluation and Polling, KHN is among the three main working packages at KFF (Kaiser Household Basis). KFF is an endowed nonprofit group offering data on well being points to the nation.

USE OUR CONTENT

This story might be republished without cost (particulars).

Subscribe

Related articles

Varicol – Cream for Relieving Varicose Veins? Reviews, Price?

Varicol is a strong cream for varicose and it's...

Racial Disparities in Lung Cancer Start With Research

By Melba Newsome Throughout a routine go to to the...

An Unexplained Injury Discovered After Eye Surgery. What Should Happen Next?

When Jerry Bilinski, a 67-year-old retired social employee, scheduled...

Cellu Vital | Body Wrap for Cellulite and Weight Loss

Cellu Very important is a novel physique wrap advanced...

Ophtalax Capsules | Make Your Vision Crystal Clear

Ophtalax is all-natural capsules that work to revive the...

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here